domingo, 18 de septiembre de 2016

SUNDAY MORNING.

PEZ RAYA

Las vacaciones se han acabado pero aún estamos en verano. Las temperaturas han bajado un poquito, lo justo para poder ir a la playa sin pasar demasiado calor y aún bañarnos. Me ha costado convencer a Sofia a bajar, ya no están sus amigos Giorgia y Michele y dice que se aburre. Así que nos ponemos a buscar tesoros por la orilla del mar: conchas, piedrecitas con color y formas particulares, cristales de colorines… vamos, lo habitual.



Lo que nunca podríamos imaginar era cruzarnos con una raya, que estaba nadando justo delante de nosotras. Fui a coger el móvil para hacerle una foto. Preciosa, de color negro o gris antracita, de un tamaño considerable. No nos atrevimos a tocarla por miedo a que nos pudiese morder o dar un calambre con su largo aguijón. Fuimos detrás de ella un par de metros y enseguida se metió mar adentro. La perdimos de vista. Volvimos a nuestro plan original: dar un paseo por la orilla a ver que tesoro encontrábamos. Cuando de repente volvimos a cruzarnos con la raya. La perseguimos a ver por donde iba. Los bañistas se percataron de su presencia y móvil en mano se pusieron a fotografiarla. Los niños no habían visto nunca un pez raya y los mayores no daban crédito a lo que estaban viendo. Decían que probablemente estaba desorientada, sin embargo he leído en internet que suelen vivir a una profundidad de unos 100 metros pero en verano es habitual que se acerquen a la orilla buscando el calor de los rayos del sol.





Unos abuelos querían atraparla con una toalla y finalmente pararon su carrera con una silla de plástico de estas que se doblan. Sofia y yo les decimos de dejarla ir, que así le podrían hacer daño. La raya consiguió escapar y marcharse hacia las rocas. 



Volvimos hacia las toallas que dejamos abandonadas entusiastas por la aventura marina que acabamos de vivir y que gracias a que siempre llevo el móvil encima hemos podido testimoniar con imágenes. Hoy nos bajaremos también la cámara deportiva que nos hemos comprado este verano para hacer fotos debajo del agua. Qué sorpresa nos tendrá preparada el Mar??


Buona domenica.


Besines XXX.

domingo, 11 de septiembre de 2016

SUNDAY MORNING.

NEW YORK, NEW YORK…

It's a wonderful town!
The Bronx is up and the Battery's down….

Fuente
Ahí es donde se encontraban las Torres Gemelas antes del terrible ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001. Es imposible olvidar ese día. Estaba con mi suegra en el hospital La Paz donde permanecía ingresada Giovanna en la UCI pediátrica después de nacer unos días antes. Mi marido nos dio la noticia y nos fuimos a la cafetería para ver en directo lo que estaba ocurriendo en New York City. No daba crédito a las imágenes. Lo que estaban retransmitiendo en la televisión no era una de las tantas películas donde América viene atacada por uno de sus tantos enemigos. 

Fuente


Habíamos estado ahí justo el año anterior, en el 2000, de viaje de novios. Visitamos el World Trade Center y subimos hasta arriba. Recuerdo que daba vértigo mirar hacia abajo. Hemos estado buscando las fotos de ese viaje y únicamente hemos encontrado dos donde se ven las Torres Gemelas. Todavía no teníamos cámara digital así que la he escaneado. 

NYC septiembre 2000



























NYC septiembre 2000



























En la foto de arriba las Torres se distinguen poco, están justo al fondo a la derecha de mi cabeza. En la de foto de abajo se ven muy bien, la tomamos desde el ferry que lleva a la Estatua de la Libertad. La usé en una página de scrapbooking que hice en un cuaderno de Giovanna que usaba en el colegio.



Al año siguiente del ataque a las Torres Gemelas viajamos a New York con Giovanna para pasar la Navidad. Visitamos la Zona Cero. Los edificios de alrededor estaban abandonados, los cristales rotos y cubiertos de polvo. Era desolador caminar por esa zona. Tampoco hemos encontrado las fotos que hicimos en ese viaje. Deben de estar en el trastero. 

Las que os muestro a continuación son del año 2008, cuando volvimos con las dos niñas en Navidad. Están tomadas desde el Empire State Building. Ya no hay Torres. En su lugar las grúas que están perfilando el nuevo Sky Line.

































Un pequeño homenaje para recordar a las miles de víctimas que han perdido la vida ese día y a sus familiares y amigos que todavía hoy sufren las consecuencias de esa tragedia. 

God bless America.


Besines XXX.

domingo, 4 de septiembre de 2016

TOUS A LA MER.

Siempre que viajamos al extranjero, me gusta comprar revistas de moda o decoración para ver si hay algo interesante para incluir en la shopping list. O porque los regalitos que vienen con las revistas son más atractivos y diferentes de los que encontramos en las publicaciones españolas. Sí, compro revistas únicamente cuando vienen con un obsequio que merece la pena porque realmente el precio de algunas es algo exagerado.



Pues esta vez en un quiosco de Pau, donde pernoctamos tres noches, me compré Marie Claire, Glamour, Biba y el Marie Claire Ideès, para mi colección. De regalo venían una camiseta de tirantes que he guardado para mi siguiente envío del intercambio Recuerdos de Verano, un collar y otra camiseta blanca de manga corta con escote delante y detrás. Esta última me pareció genial para un look marinero combinada con el bikini que me compré el día anterior.



La misma tarde que llegamos, Sofia y yo nos fuimos corriendo a ver si encontrábamos abiertos los almacenes Lafayette pero con gran sorpresa las puertas estaban tapiadas y un cartel explicaba al los señores clientes que estaban de reforma. Nos enteramos que hubo un incendio y todavía no habían terminado las obras. A Sofia no le ha hecho mucha gracia encontrarse con la puertas cerradas, afortunadamente muy cerca de ahí había un Monoprix, un supermercado que tiene ropa, complementos, perfumería y alimentación. Nos dimos una vueltecita y nos compramos ella una falda y un suéter y yo un bikini de rayas blanco y azul que estaban de rebajas. No suelo salir del negro para los bikinis, pero ese me pareció muy mono y favorecedor para llevar con un intenso tono de bronceado. Aquí todavía nos queda mucho verano y a pesar de que a final de semana volvemos al cole tenemos todavía oportunidad de bajar a la playa o piscina… ventaja de vivir a orillas del mar.



Con las revistas además aprendes algo del idioma que te puede venir bien a la hora de desenvolverte en los comercios. No sería muy malo nuestro acento cuando nada más decir bonjour o bonsoir se dirigían a nosotras en francés como si fuéramos de ahí. Al ver nuestras caras se daban cuenta que no entendíamos nada si nos hablaban de prisa y muy amablemente hacían todo lo posible para hacerse entender. Los franceses del sur de Francia son realmente simpáticos y enrollados. Bueno, siempre hay excepciones como el chef de un restaurante en Carcassonne que más antipático y engreído imposible.

Y vosotras soléis comprar revistas extranjeras cuando viajáis fuera de España?? Y las españolas, hay alguna en especial que os guste??

Buona domenica (aunque ya quede poco para el lunes)….


Besines XXX.
GuardarGuardar

jueves, 1 de septiembre de 2016

RECUERDOS DE VERANO.

UN PEDACITO DE MAR

Conchas, caballitos y estrellas de mar, erizos, piedrecitas, arena… quién no se ha llevado nunca estos tesoros a casa a la vuelta del verano como recuerdos de unas vacaciones transcurridas en la playa. De pequeña veraneaba siempre cerca del mar. Acabado el colegio mis padres nos llevaban a mi hermano y a mi a casa de mis abuelos en Sicilia. Vivían en un pueblecito de montaña a 900 m sobre el nivel del mar. Diez kilómetros de curvas peligrosas separaban Mandanici de la playa. Un recorrido criminal que hacíamos todos los días en coche durante el mes de agosto con mis padres bajo un sol de justicia para disfrutar del mar, aunque a mi padre las idas y venidas no le hacían tanta gracia porque no soportaba muy bien el calor.

Lo que más me gustaba era buscar los trocitos coloreados de cristal que las olas del mar transformaban en piedras semi preciosas, brillantes mientras están mojadas y menos atractivas cuando se secan. Pero la cultura del reciclaje y la invasión en las líneas de supermercados de latas y botellas de plástico han hecho desaparecen de la costa esos trocitos de cristal que enseguida se reconocían de entre las piedras  en la orilla.



Algunos de estos pequeños tesoros los he guardado en una una cajita rosa coral de Birchbox que venía de promoción en una revista de moda. He trasformado la cajita para darle ese toque coastal que tanto me gusta. Primero he usado un papel con el mismo tono rosa y diseños de conchas de una colección de papeles de scrapbooking de Martha Stewart. A la izquierda he colocado un tag, un sello postal, un bañador y un letrero "explore". A la derecha he puesto una composición hecha con una redecilla de ajo para disimular las redes de los pescadores y la he rellenado con una concha en papel, varias conchitas autenticas y un caballito de mar. La he atado con una cuerda rústica y he pegado encima unas letras chipboard que componen la palabra sea. He pintado los chipboards con pintura acrílica y le he dado relieve con pasta …. Al final he usado arena de playa para terminar de decorar la tapa de la cajita.



La cajita guardatesoros y su contenido ha ido a parar a las manos de Paloma, mi pen pal del último intercambio organizado por Noelia de Adicta a los complementos. Espero que la cajita haya llegado a su destinataria y que le haya gustado. Estoy preparando el envío de agosto que se me ha retrasado un poco por haber estado fuera de vacaciones con la family. Y queda el de septiembre para terminar el intercambio. Ya os los enseñaré.

Con este post participo al Finde Frugal de Marcela Cavaglieri. Pasar por su blog para disfrutar con las propuestas del resto de participantes.



Besines XXX.

domingo, 28 de agosto de 2016

SIMPLY RED, LIVE IN CONCERT.

La música despierta pasiones, recupera recuerdos de épocas pasadas, acompaña emociones, nos relaja o nos ayuda a concentrarnos. La música es un deleite para el oído y el corazón. Hasta se emplea en terapias para curar o paliar los efectos de ciertas enfermedades. La hay para todos los gustos y edades. Una voz singular o un instrumento musical puede llegar a unir a miles de personas que no se conocen de nada pero que tienen algo en común: la música

Algo similar ocurrió la noche del 18 de agosto en Fuengirola (Málaga). La voz de Mick Hucknall, vocalist del grupo británico Simply Red, fue capaz de transportar a las 6.000 personas (entre ellos nosotros), que se concentraron a los pies del Castillo de Sohail, a su casi olvidada juventud. Su carrera musical empieza a mediados de los años 80 y su primer disco Picture Book los lanza a la fama. Empecé a escuchar su música con mi hermano que me pasa tres años y me aficionó a los grandes de la música. Era la época del disco de vinilo y del cassette, quién de nosotros llegaría a imaginar que escucharíamos música con un teléfono o un mp3. Entre las 6000 personas que acudimos al concierto de Simply Red había muchos nostálgicos fácilmente reconocibles por las canas (algunos con pelo totalmente blanco o era rubio platino???) y las arrugas que se quedan más claras con el "moreno playa Costa del Sol". Un moreno intenso el de los británicos que resaltaba aún más con la vestimenta blanca de  aire romántico, estilo boho chic.



También había gente joven, veinteañeros que escucharían las melodías de Simply Red en casa de sus padres y no quisieron perder la ocasión de bailar juntos a ellos temas como Holding back the years, Stars o Sunrise. Pensé que Sofia sería de las más jóvenes del público pero no, delante de nosotros había una chica de origen británico acompañada por su madre (supongo) y su bebé de apenas unas semanas.  Tres generaciones bailando al ritmo de la misma música. Me quedé algo desconcertada al principio, no es un sitio muy adecuado para un bebé por el ruido que generan los baffles, más si estás en las primerísimas filas y porque en un evento donde se congregan miles de personas puede pasar cualquier cosa y tienes que salir corriendo…. no sé, pero no lo veo muy normal. De todas maneras la jovencísima madre fue precavida y le colocó a su pequeñín unos cascos como los que llevan los obreros que trabajan con martillo neumático y seguramente no oía nada porque llegó a dormirse acunado por los brazos de su madre que de vez en cuando le suministraba leche materna para tranquilizarle.

Fuengirola, 2016. 

La noche era especialmente calurosa y húmeda. La semana del 15 de agosto subió mucho la temperatura en Málaga, donde nos alojamos para estar cerca de nuestro amigos Paloma y Miguel que agradezco desde lo más profundo de mi corazón por cuidar de nuestra Giovanna mientras nosotros disfrutábamos del concierto y además por llevarnos en su coche ya que aparcar habría sido tarea difícil y recogernos a la salida. 

La voz de Mick Huchnall sigue igual de melodiosa y potente que cuando empezó su carrera musical con veinticinco años. Sin embargo, su rostro aparenta más años de los que tiene ahora (56), la cirugía estética en muchos casos estropea más que favorece. Cuando escuchas una voz en directo te das cuenta si el éxito es fruto de la tecnología de los estudios de grabación o realmente lo es porque tiene un don especial. Y la voz de Mick es autentica, es prodigiosa. Sin embargo me esperaba más espectáculo sobre el escenario, me ha faltado algo de magia que si he encontrado en otros conciertos a los que hemos asistido. El lugar debería haber creado esa magia… la luna, el mar, el Castillo. Quizás me equivoque y la magia es su voz, la voz de Simply Red.



Buona domenica.



Besines XXX.