domingo, 15 de enero de 2017

SUNDAY MORNING.

SÁLVORA, Sea Conscius Beauty.

Este verano me enteré de la existencia del crowdfunding, "un sistema de financiación que pone en contacto a personas que tienen proyectos con personas que están dispuestas a financiarlos a través de pequeñas y medianas aportaciones. A cambio, el creador entrega a sus mecenas una recompensa concreta".  



La empresa gallega Celtalga Extract, dependiente de la Universidad de Santiago de Compostela, ha patentado un proceso de extracción y desarrollo de macroalgas provenientes de las Rías Gallegas para su uso en la industria cosmética y alimentaria. El extracto de Ascophillum Nodosum, una alga parda, se ha utilizado para la creación de SÁLVORA, una nueva línea de cosmética natural y sostenible con el medio ambiente (ecofriendly) que cuenta con dos cremas faciales, una Hidratante Antioxidante y otra Antiedad. Para financiar su comercialización la empresa gallega ha elegido el sistema crowdfunding, divulgando su proyecto a través de la plataforma española Lánzanos. La campaña de crowdfunding se desarrolló desde el 14 de mayo hasta el 14 de julio de 2016. Durante ese tiempo la empresa patrocinadora del proyecto tenía que recaudar el importe necesario para su financiación y poder comercializar sus dos cremas a base de algas de las Rías Gallegas. 



Para participar a la financiación del proyecto había que darse de alta en el portal Lánzanos y después elegir el importe con el que apoyar el proyecto. Yo seleccioné una aportación de 38€ cuya recompensa era un lote de las dos cremas. Una vez conseguida la financiación y al finalizar el plazo del crowdfunding recibí un mail de la empresa patrocinadora para confirmar que habían conseguido los fondos necesarios para emprender la comercialización de las cremas y al poco tiempo recibí mi recompensa en mi domicilio.



La crema Antiedad la regalé a mi amiga Antonia y la Hidratante Antiox me la quedé yo. Estoy muy contenta con mi crema, la textura es muy ligera y de fácil absorción, la piel se queda suave e hidratada, sin los antiestéticos brillos, tampoco deja una sensación de piel grasienta, su aroma es muy agradable. Al financiar el proyecto he conseguido las cremas a un precio muy económico. Ahora las puedes comprar directamente on line a través de la web de Sálvora, por un precio todavía muy asequible.



Los resultados de los estudios de laboratorio han demostrado que las algas tienen propiedades  antiradicales libres y antienvejecimiento, además de proteger nuestra piel de la pérdida progresiva de ácido hialurónico y elástina, que nos ayudan a mantenernos jóvenes. Los excesos de las pasadas navidades no dejan rastro únicamente en la báscula, nuestra piel necesita urgentemente un plan detox para recuperar su esplendor. Para ello te recomiendo Sálvora a base de algas extractas del Mar de Galicia.

Post no patrocinado.



Buona Domenica.




Besines XXX.

miércoles, 11 de enero de 2017

ESTAR EN FORMA.

PILATES.

Nunca he tenido mente ni cuerpo de deportista. De hecho cuando tocaba gimnasia en el colegio hacía de todo menos participar. Tampoco mis padres me han nunca animado a apuntarme a un deporte. Resultado: no sé nadar, ni montar en bici, ni patinar. Cuando Giovanna cumplió los tres años y empezó con el colegio, me apunté con una amiga al polideportivo municipal. Ibamos a clase de Gap y alguna vez a Spinning. Fuimos constantes durante un tiempo por ir juntas y a primera hora de la mañana. Tengo que reconocer que no me entusiasmaba el tipo de entrenamiento pero me vino bien para perder algo de peso ganado con el embarazo. No recuerdo porque lo dejamos, supongo por vaguería.

De todas formas para mis dolencias no era el mejor entrenamiento, mis cervicales sufrían con las pesas más que mejorar. De siempre he tenido el gusanillo del Pilates pero hace veinte años no había muchos centros donde practicarlo y los precios de las clases eran prohibitivos. Por fin, esta disciplina física se ha popularizado y ya es más asequible. 



Llevo ya un par de años practicando Pilates y te lo recomiendo tanto si sufres de alguna dolencia ósea y/o muscular, como no. Para empezar aprendes a mejorar y controlar la respiración, fundamental para llevar a cabo correctamente los ejercicios. Al mismo tiempo aprendes a concentrarte para poder entender y ejecutar los movimientos. Al poco tiempo te aseguro te das cuenta de que caminas más recta y tu misma te corriges cuando estás mal sentada. Lo bueno de este entrenamiento físico y mental es que trabajas absolutamente todos los grupos musculares y movilizas todas las articulaciones, sin riesgos de lesiones. 



Es muy importante que tu instructor esté muy preparado y que conozca a la perfección el sistema óseo y muscular. Además debe de tener una ficha personal de cada alumno para saber si tiene alguna patología y adaptar los ejercicios a su estado físico. Evita las clases colectivas, lo ideal es que los alumnos por clase no sean más de seis. De esa manera tu instructor puede corregirte durante la ejecución de los ejercicios. Las clases particulares son ideales para recuperarte más rápido y mejor de una lesión o un post operatorio, pero ten en cuenta que son más caras.



Hay centros Pilates que cuentan con máquinas como el Cadillac o Reformer para un entrenamiento de más alto nivel, además de utilizar el fitball, cintas elásticas, rulo, aro y pesas. Como en todas las disciplinas físicas y deportivas es muy importante ser constante para alcanzar los resultados deseados. Mínimo son necesarias dos sesiones a la semana de 45 minutos. 

En otra entrada te hablaré más de esta disciplina para que conozcas más detalles y te animes a practicarla para mejorar tu forma física y mental.



Besines XXX.

lunes, 26 de diciembre de 2016

IT'S XMAS TIME.

DULCE DE NAVIDAD.


No siempre las cosas salen como una se las imagina. La repostería es una formula matemática y es muy fácil equivocarse sobretodo si estás experimentando nuevas recetas o modificando las que ya conoces. Last Christmas (*) hice un postre para la cena de Nochebuena a base de Panettone y crema mascarpone que gustó mucho a nuestros amigos que viven enfrente de nuestra puerta. Solemos cenar en su casa y yo me encargo del postre. Me pidieron repetir el mismo para la cena de este año. 



El Panettone es el bizcocho de las fiestas navideñas en Italia y su fama ya ha sobrepasado los confines del Bel Paese, igual que el Tiramisú del cual se conocen infinitas versiones aunque la única y original es con el queso crema Mascarpone. La industria dulcera italiana ha ido introduciendo en el mercado nuevas formulas de Panettone: con pepitas de chocolate, con crema al whisky o de chocolate, etc. Yo soy fiel a la receta clásica de uvas pasas y frutas confitadas. Nunca me he atrevido a hacer un Panettone en casa pero sí lo he utilizado como base de otras recetas dulces. La pasada Navidad encontré una receta de Panettone relleno con crema mascarpone aromatizada a la naranja. Aquí puedes ver la receta. Seguí las instrucciones tal cual exceptuando por la presentación, lo serví en unas copas individuales.



Para esta Nochebuena quería volver a cambiar la presentación y en lugar de usar unas copas de helado quería hacer una tarta/panettone, inspirada por lo que había visto en internet y por lo que vemos en los programas de Masterchef. Pero hice mal mis cálculos y la tarta me salió torcida. Muy buena de sabor pero ya con no tan buena presencia. Así que la tarta la reservé para nosotros para comerla el día 25 y volví a hacer el postre y lo serví en copitas individuales para llevarlo a casa de los vecinos. Tuve éxito igual. Pero me he quedado con el gusanillo de repetir la tarta sin cometer fallos.


Ingredientes:

1 panettone clásico de 500 gr. 
500 gr. de mascarpone
4 yemas
2 y 1/2 claras de huevo
150 gr. de azúcar
zumo de 2 naranjas
1 vaso de licor de Cointreau 

Primero he puesto a hervir el Cointreau para rebajar la graduación siendo de 40º y dejarlo enfriar antes de mezclarlo con el zumo de naranja. A continuación he preparado la crema: batimos las yemas con el azúcar hasta conseguir una mezcla espumosa. Luego añadimos poco a poco el mascarpone hasta que se mezcle bien sin dejar grumos. A parte montamos a punto de nieve las claras de los huevos (yo añado una pizca de sal, dicen que se montan mejor) y las añadimos a la crema mezclando muy despacio con una cuchara. Tiene que resultar una crema espumosa algo más dura que la que usamos para el Tiraminsú, ya que la usaremos tanto para el relleno del Panettone como para su cobertura. Quitamos el papel que rodea el Panettone y eliminamos la base cortando una capa muy finita. Dependiendo del tamaño del Panettone conseguiremos varias rodajas de dos dedos de grosor. Las rodajas las mojamos con la mezcla de zumo de naranja y Cointreau pero sin pasarnos. Mi error ha sido empaparlas y cuando he ido montando la tarta alternando la crema con las rodajas del Panettone la tarta se ha inclinado hacia un lado y no ha habido manera de enderezarla.



Hay que dejar la tarta unas horas en la nevera antes de servirla, de tal modo la crema se endurece y resultará más fácil cortarla sin que se rompa siendo el Panettone no tan compacto como un bizcocho, más bien se parece a un brioche. Para la decoración he usado ramitas de romero y unas pequeñas piñas para la base, y frambuesas y arándanos para el topping.  

Una vez decorada no parecía tan fea, pero no tan digna de ser servida en una mesa de Nochebuena. La volveré a hacer para cuando venga mi hermano y mi sobrina la semana de Reyes. Hasta entonces tendré tiempo de bajar los kilitos que he cogido en estos días. La tarta es muy... pero que muy calórica. 

Felices fiestas.


(*) Un pequeño homenaje dedicado a George Michael tristemente fallecido el día de Navidad. Last Christmas es uno de los grandes éxitos que se suele incluir en cualquier Top List que se respete para  acompañar estas fiestas. 

Besines XXX.
GuardarGuardar